El Túnel

En el año 2005, el entonces Obispo de Cartagena Manuel Ureña Pastor autoriza la construcción de un túnel por parte de la Fundación Teatro Romano de Cartagena en el subsuelo de la Catedral. Pero, ¿qué esconde o escondía la Catedral en su interior?, ¿por qué se realizaron las obras de construcción del túnel con un secretismo absoluto impidiendo ver el avance de las mismas por parte del ciudadano? y lo que es más importante; si se utilizó una metodología arqueológica propia y adecuada a la actuación realizada, ¿seguirán existiendo los restos que pertenecen a la Catedral o fueron devastados por el túnel?. Necesitamos respuestas.

Recordamos un extracto del  Decreto 180/1987, 26 noviembre, sobre las actuaciones arqueológicas en la Comunidad de Murcia: “… cumplimiento de este deber en el aspecto concreto de patrimonio arqueológico y con el fin no sólo de asegurar la conservación, mantenimiento y destino de los hallazgos sino también de dar la mayor difusión de los logros científicos alcanzados…”.

 Por y gracias a Miguel Ángel.

8 Comments
    • Estimado Jaar Ct, en primer lugar pedirle disculpas por la tardanza en la contestación.

      En segundo lugar, comentarle que hemos añadido tres nuevas fotografía al álbum las cuales van relacionadas con sus preguntas.

      Y en tercer lugar, y ya respondiendo a sus cuestiones, decirle que lamentablemente no sabemos qué pone en la lápida y de quiénes son esos huesos.
      Por aquellas fechas, año 2006, el secretismo y ocultismo en las obras para realizar el túnel dentro de la Catedral era total. Mientras que las obras de restauración del teatro romano se hacían al aire libre, a la vista de todos; las de la Catedral fueron ocultadas tras carteles y lonas (puede apreciarlo en las nuevas fotografías que hemos añadido al álbum). Los mismos que encargaban las obras, eran los mismos que supervisaban y aprobaban (o no) la realización de las mismas. Es decir, el servicio de cultura y arqueología del Ayuntamiento de Cartagena y la Dirección General de Bienes Culturales (Patronos de la Fundación Teatro Romano) eran los que decidían el destino de la misma.

      Ningún equipo o staff de apoyo externo pudo supervisar la obra; esto supuso que la ciudadanía de Cartagena desconociera el atentado patrimonial que se estaba cometiendo a escondidas.

      (VER FOTOGRAFÍAS) – Decenas de cajas con bolsas llenas de huesos, de cuerpos, …, fueron apiladas en las Capillas de la Catedral y posteriormente trasladadas en los mismo camiones que portaban los escombros. Agravando el delito al clasificar las bolsas de los huesos con el nombre de “teatro romano”, como si los huesos y los cuerpos hubiesen aparecido allí.

      Como mínimo, todos nos merecemos una explicación.

      No sabemos donde están nuestros paisanos, aquellos que pedían o rezaban en nuestra Catedral, o aquellos que recibieron su sepultura allí; ni mucho menos, donde descansan ahora.

        • No, desgraciadamente no sabemos dónde están ni los cuerpos ni las decenas de bolsas con material arqueológico perteneciente a la Catedral y etiquetado como perteneciente al teatro romano, como bien se puede apreciar en las fotografías. Nuestro pasado y nuestras raíces secuestradas y expoliadas.

  1. Como es posible esta aberración al Patrimonio Artístico español…… Ni viendo, me puedo creer que se haya realizado tal expolio a una Catedral y que el Obispo y de ella lo haya consentido……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *