Incomparecencia mesa de trabajo por la Catedral. Desconsideraciones.

El 5 de mayo la ciudadanía de Cartagena, por medio de alcaldía de su Ayuntamiento, citó a la consejería de cultura y al obispado de Cartagena a la convocatoria y constitución de una mesa de trabajo para fijar los criterios y pautas de reconstrucción al culto de la Catedral de Cartagena, Santa María la Mayor. Los anteriores rehusaron la petición; éstas son las consecuencias:

– Es una desconsideración que tanto el obispo, José Manuel Lorca Planes, como la exconsejera de cultura, Noelia Arroyo, hayan declinado acudir a la constitución de la mesa de trabajo para la restauración al culto de la Catedral de Cartagena, Santa María la Mayor, que realizó Cartagena por medio de su Alcaldía. La incomparecencia, no es una falta de respeto a Alcaldía, es una falta de respeto a los ciudadanos de Cartagena. Recordamos que en el pleno municipal celebrado el pasado 30 de marzo todos los grupos con representación en el Ayuntamiento de Cartagena, todos, exigían por unanimidad la realización de un plan director para la Catedral. Éste sería el punto fundamental a tratar en dicha mesa de trabajo.

– Es una desconsideración con la ciudadanía de Cartagena que el obispo, José Manuel Lorca Planes, hable de “un borrador del plan para una posible intervención sobre el edificio” y, ni si quiera, no haya presentado, aún, a la ciudadanía de Cartagena “borrador del plan” alguno para que conozcamos de qué trata dicho plan.

– Es una desconsideración con la ciudadanía de Cartagena que la exconsejera de cultura, Noelia Arroyo, diga “es prematuro” en tanto en cuanto “no se haya avanzado en el proyecto”. ¿Le parece prematuro a la señora consejera esperar más de 80 años para su restauración?. Por otro lado, en la mesa de trabajo que ha rehusado acudir podría haber expuesto el proyecto el cual no se ha avanzado.

– Es una desconsideración con la ciudadanía de Cartagena que se puedan gastar, a partir del año 2018, 600.000  euros en mejoras para la Catedral cuando con ese dinero se podrían hacer 10 planes directores y poder optar así, con uno de ellos, a financiación plurianual y específica para su reconstrucción total (plan nacional de Catedrales, 1,5% cultural del ministerio de fomento, etc.).

Obispo en Catedral Cartagena

– Es una desconsideración con la ciudadanía de Cartagena que tanto obispado y consejería de cultura quieran que el acceso a la Catedral se realice a través del museo del teatro romano. Llegando al corredor expositivo, en el mosaico, que es de la Catedral, realizar una abertura en la pared para subir a través de la escalera de Victor Beltrí. ¿Se conoce Catedral que para acceder a ella se tenga que entrar por un museo?.

– Es una desconsideración con la ciudadanía de Cartagena que el obispo, José Manuel Lorca Planes, haya presidido en varias ocasiones la mesa de trabajo por el Plan Director de Restauración del Patrimonio Histórico de Lorca y no quiera constituir ni presidir la mesa de trabajo por la reconstrucción al culto de la Catedral de Cartagena, Santa María la Mayor.

– Es una desconsideración con la ciudadanía de Cartagena que el obispo diga “la prudencia aconseja esperar” -a la celebración de la reunión-. Recordamos que José Manuel Lorca Planes fue nombrado obispo de Cartagena en 2009, ¿por prudencia hay que seguir esperando?. Juan Antonio Reig Pla, actual Obispo de Alcalá de Henares, propició la restauración de la Catedral de Castellón y tenía cerrada la de Cartagena.

– Es una desconsideración que se excusen y rehúyan de la llamada de la ciudadanía de Cartagena cuando los valores de la Dirección General de Bienes Culturales son: el “compromiso con la sociedad, la vocación de servicio, el respeto a los derecho individuales y colectivos, la transparencia, la colaboración, la comunicación, la calidad en la gestión, la participación, la flexibilidad, la gestión estratégica, la legalidad, la profesionalidad, la ética y la  responsabilidad”.

Pese a todo, no somos pesimistas y confiamos en que próximamente se celebre la ansiada reunión para la constitución de la mesa de trabajo por la Catedral. Por tanto, si el obispo y consejero no quieren venir, “tendremos que ir nosotros*”; al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *